AMOLÁ ES EL NUEVO PROYECTO DE PALOMA SAN BASILIO QUE TRAE INFLUENCIAS DANCE Y CHILL OUT

Paloma San Basilio (61) sabe que hay una sola reacción posible si alguien observa la foto que ilustra este artículo o escucha un adelanto de su próximo álbum: aquí algo ha pasado. Una de las voces más dotadas y representativas de la canción hispana tradicional, dueña de un aspecto señorial y de un timbre dramático que va de lo lírico a la balada, ahora se presenta como una suerte de diva de rave electrónica, envuelta en plumas y maquillaje vistoso.

“Hay mucha gente que no va a entender esto, pero no me importa, porque confío en lo que estamos haciendo. Cuando empecé era muy moderna y rompía muchos estilos, entonces no veo por qué ahora no puedo repetir lo mismo. El artista tiene la obligación moral de cambiar”, argumenta la cantante, al teléfono desde España, en torno al proyecto que la pretende traer de vuelta a la primera plana.

Se trata de un disco totalmente electrónico llamado Amolá y que aplica cirugía sintética en seis de sus clásicos -como Juntos o Luna de miel-, además de presentar cuatro temas nuevos, como Love makes my world go round, ya disponible en su Facebook. Una composición de corte dance, con variados quiebres, texturas y su voz con efectos de eco.

Además, San Basilio mostrará por primera vez en vivo el flamante experimento en su próxima gira por Chile, la que pasará por cuatro casinos y encabezará la cartelera veraniega de la cadena EnjoyPara su arribo, la española viene con su banda habitual -dejando en claro que un trozo del show remitirá a su estampa clásica- y con su hija, Ivana Gómez, mentora de su giro en los beats y con un largo recorrido en el género bajo el seudónimo de Shalee. En escena, ella se hará cargo de los teclados, los sonidos programados y las segundas voces.

La intérprete sigue: “Mi hija me empujó a hacerlo, pero también la sensación de que esos temas siguen ahí, en la memoria de la gente, y hay que reinventarlos. Ella consiguió llevar muy bien las canciones a otro espacio, donde hay ritmos como el dance o el chill out. Lo más difícil ha sido soltarme para acomodar mi voz, ese ha sido el gran desafío. Pero siento que el resultado final es fresco y en ningún caso un ejercicio mercantilista, sino que la oportunidad de meterme en algo que siempre me despertó curiosidad, como la electrónica”.

Fuente y Foto: Diario.latercera.com

Anuncios

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: