ENFADO EN FRANCIA POR EL RESULTADO

Anggun durante su actuación en Eurovisión 2012

Tras treinta y cinco años sin ganar en Eurovisión, Francia ataca el resultado de su cantante, la indonesia Anggun, en la votación final de la edición de este año celebrada en Bakú (Azerbaiyán): el puesto 22 de un total de 26 temas a concurso.

Rasgándose las vestiduras, como si el asunto les pillara de nuevo, Le Figaro se pregunta si “Francia es víctima de un voto geopolítico? aludiendo al que empuja a los países vecinos a autoayudarse”. Anggun, la bella intérprete, impecablemente sexy gracias a un corpiño de Jean-Paul Gaultier, se queja de la “humillación”.

Por su parte, Thierry Langlois, director de antena de France 3, que retransmitió la gala, alaba la interpretación de la canción Echo (You and I) y, decepcionado, no admite la clasificación. Y quiere discutir con la Unión Europea de Radio y Televisión, pues “existe un claro debate sobre las votaciones”. El rotativo cuestiona por qué el nuevo presidente Hollande no se ocupa de este asunto como hace con los problemas de Afganistán y Grecia.

Y si Francia se queja de su posición, Italia arremete contra España por las declaraciones equívocas (y luego desmentidas) de Pastora Soler -brillante, segura y eficaz se colocó la décima posición- asegurando que TVE le había pedido que no ganase porque organizar el evento saldría muy caro. El británico The Guardian acusa a Pastora de tener cara de estreñida porque debe tener cuenta en Bankia; de vestir el tercer mejor mantel de su madre y que si cantase al lado de la representante de Albania, Rona Nishhliu, ¿cuál de las dos haría estallar antes la cabeza a la otra?

Reino Unido no se lamenta de la posición del clásico y veterano Engelbert Humperdinck, el penúltimo de la lista; sólo ataca a la cantante española y se cuestiona que si el festival es un desastre, ¿por qué tantos países quieren ganarlo?

Dimes y diretes de un festival que cada año mejora técnicamente, con contenidos variopintos y es un show divertido donde igual unas nonagenarias rusas, unos gemelos irlandeses se deshacen el tupé bajo la ducha o una italiana se disfraza de Amy Winehouse, de buena voz y mal resultado.

Fuente: La Vanguardia

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: