LOS SUECOS “MELODIFESTIVALIZAN” EL FESTIVAL DE EUROVISIÓN

Tras varios años con el mismo sistema para determinar el orden de actuación en las semifinales y final de Eurovisión. Para la edición a celebrar en Malmö los suecos están haciendo el festival más suyo y serán los productores del propio festival quien decida el orden en el que actuará cada país dependiendo el tipo de canción que lleve. Tan solo el lugar que ocupe Suecia para actuar en la final será el sorteado.
También será mucho más exhaustivo el control de qué países actuarán en cada semifinal para que no haya “vecinismos” a la hora de conceder cada país sus votos. Todo apunta a que estos nuevos cambios favorecerán a la imagen del festival de música más importante del mundo.
No obstante y, sin menospreciar los futuros cambios, la UER y Ola Sand a la cabeza deberían incidir un poco más en lo que cada año y a los pocos minutos del festival todo los aficionados hablan: ¿Qué sucede con presunta compra de votos de algunos países? ¿Cómo se controla esto? ¿Solamente desde Alemania son capaces de lanzar a Europa lo que algunos países hacen? ¿Y el pacto de votos? Es normal un “doce” (la máxima puntuación) de Albania a Montenegro en un festival como el pasado? ¿Y los votos que recibe Azerbayán son todos reales? Parece ser que de esto la UER pasa por completo, ¿Cuál será el motivo de ello?

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: